domingo, 11 de enero de 2015

Otra vez el sabor amargo
intentando bajar
(o envenenarme)
por la garganta.
Y no,
no es químico,
esta vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ven, que vamos a hacer un pacto yo y tu sonrisa.